McDonald's cambia los ingredientes de sus hamburguesas

mc-donals

Mcdonald's ha sustituido algunos de sus ingredientes más polémicos, presentes en casi la mitad de sus productos. Esta decisión refleja que la presión de los consumidores está provocando cambios en la cultura nutricional de EEUU.

 

McDonald's ha cambiado algunos de sus ingredientes más polémicos, presentes en casi la mitad de su carta. La decisión pone de manifiesto la presión de los consumidores estadounidenses, que está provocando cambios en la cultura nutricional del país. El lunes, la cadena de comida rápida anunció que ha eliminado los conservantes de sus McNuggets de pollo, de la carne de hamburguesa, de las tortillas, de los bagels, de las galletas, de los sándwiches y de los huevos revueltos.

También ha sustituido el jarabe de maíz de sus bollos- con alto contenido en fructosa- por sacarosa y, hace un año se comprometió a eliminar los antibióticos de la dieta de sus pollos, ante las dudas que apuntan a que puedan suponer un riesgo para la salud.

Por otra parte, McDonald's está trabajando para que, en 2025, sólo se utilicen huevos de gallinas no enjauladas, una decisión que, según declara la cadena, han tomado alrededor de cien empresas.

Hasta hace pocos años, sólo las pequeñas empresas satisfacían la demanda de los consumidores en cuanto a comida saludable, reduciendo los ingredientes artificiales y aumentando la transparencia.

Sin embargo, alentada por las redes sociales, la demanda de comida saludable ha ido en aumento, lo que ha obligado a McDonald's y a sus competidores a realizar importantes cambios en sus productos, algo que, a su vez, ha repercutido en proveedores como Tyson. Hasta la fecha, McDonald's ha recibido numerosas críticas por no reaccionar con suficiente rapidez, ya que pequeños rivales como Chick-fil-A ya tomaron hace tiempo medidas como prohibir el uso de antibióticos en sus pollos.

Repercusión

No obstante, debido al gran tamaño de McDonald's- que tiene 14.200 restaurantes en EEUU- estos cambios tienen una mayor repercusión en la cadena de suministro. Poco después de introducir las rodajas de manzana en 2004, el grupo compró el 10% de la cosecha nacional. McDonald's declaró que, aunque algunos de esos cambios supusieran mayores costes, no repercutirían en los consumidores.

La compañía señaló que podía compensarlos ahorrando en la compra de otros productos alimentarios. Además, se espera que los precios bajen, gracias a que los agricultores están aumentando la producción para satisfacer las demandas de una empresa como McDonald's y a que otras empresas están realizando cambios similares. Mike Andres, responsable de McDonald's en Estados Unidos, declaró que, aunque los cambios en su cadena de suministro habían planteado retos, estaba satisfecho con el progreso.

"Si observamos la industria alimentaria de hoy en día, al tratar con muchos proveedores diferentes, especialmente agricultores, surgirán retos", afirmó. Marion Gross, vicepresidente de gestión de la cadena de suministro, añadió que hacer planes y colaborar con los proveedores era imprescindible para asegurarse que las infraestructuras puedan soportar los cambios en los ingredientes del menú.

Estas decisiones llegan en un momento en el que las cadenas de restaurantes se enfrentan a una caída en las ventas y a una enorme competencia por parte de sus rivales y de los supermercados.

El margen de inflación entre comer dentro y fuera de casa es el mayor desde hace una década, señaló Andres, lo que ha generado una fuerte competencia en forma de promociones.

Cadenas americanas como Kroger o Walmart han aumentado su oferta de productos frescos y orgánicos y han mejorado sus mostradores, puesto que ellos también se benefician de que los consumidores se pasen a ingredientes más frescos.