Por primera vez pediatras y expertos en educación física aconsejan cómo combatir la obesidad y el sedentarismo.

Publicado el Miércoles, 11 Junio 2014 11:46
Escrito por ABC

activida-fisica

Un 12% de niños españoles no llevan a cabo ninguna actividad física

Mediante propuestas educativas que incluyen la intervención de los graduados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, coordinados con otros profesionales de la salud como los pediatras, se puede actuar eficazmente frente a la creciente incidencia de sobrepeso/obesidad y sedentarismo en la población infantil. Así lo consideran el Grupo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y el Consejo General de los Ilustres Colegios Oficiales de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (Consejo General de COLEF y CAFD), que han elaborado conjuntamente, con la colaboración de Aquarius marca perteneciente a Coca-Cola España, el documento Consejos sobre actividad física para niños y adolescentes.

La colaboración entre estos dos colectivos profesionales ha fijado la atención en el hábito que más ha cambiado en los últimos años, como es la falta de ejercicio físico, que «en niños y adolescentes debe ser al menos de 60 minutos diarios y de una intensidad moderada/alta, y que ha sido reemplazado por un exceso de ocio sedentario, vinculado a las nuevas tecnologías y a condicionantes socioculturales», reconocen desde la AEP y el Consejo General de COLEF y CAFD, quienes subrayan que “el trabajo sistemático de los especialistas de la Medicina Pediátrica y los profesionales de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte es imprescindible para promocionar un estilo de vida saludable en la infancia y adolescencia”.

Los consejos ofrecidos (que incluyen también una bibliografía recomendada) se dirigen fundamentalmente a los profesionales de la salud y titulados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. «Todos ellos son responsables de la planificación e instauración de unos hábitos de actividad física saludables para niños y adolescentes y que deben tener una interlocución directa y frecuente para poder reorientar muchos de los hábitos de inactividad física y salud en esta población», aseguran ambos colectivos.

Con todo, se destaca que en la planificación de los hábitos de actividad y ejercicio físico y deporte se debe involucrar a la familia y deben participar los responsables de educación (desde las Consejerías de Educación a los propios centros educativos) y de las instituciones sanitarias.

Seis recomendaciones básicas

Se aconseja que la práctica de ejercicio físico se incorpore a la vida cotidiana como un estilo de vida saludable que es recomendable adquirir desde la infancia, al igual que la higiene, la seguridad o el estudio.

Se sintetizan en seis las recomendaciones básicas de actividad física para niños y adolescentes:

1. Realizar actividad física moderada o vigorosa durante un mínimo de 60 minutos diarios, pudiendo repartirse en dos o más sesiones.

2. Evitar conscientemente el sedentarismo: cualquier actividad cotidiana es mejor opción que permanecer sedentario. Así, por ejemplo, en los desplazamientos cotidianos es recomendable caminar, utilizar la bicicleta y subir por las escaleras en lugar de utilizar medios de transporte, ascensores y escaleras mecánicas. Se aconsejan actividades en el tiempo del recreo escolar y potenciar las actividades físicas extraescolares.

3. El desarrollo de la actividad y ejercicio físico será un momento de diversión y juego. Son preferibles las actividades en grupo, divertidas y al aire libre, que permitirán un refuerzo positivo.

4. Se debe asegurar que el entorno físico en el que se practique la actividad sea adecuado y sin peligros.

5. La actividad física se recomienda en cualquier condición de salud: no solamente la debe practicar el niño sano. Como recuerdan ambas instituciones firmantes de estos consejos, «la práctica habitual de actividad física, adaptada a cada situación o enfermedad, mejora globalmente el estado de salud y la evolución clínica de los niños con enfermedad crónica y discapacidad».

6. Asegurar el aporte de líquidos, sobre todo cuando la actividad es intensa y el ambiente caluroso. Es conveniente hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico, ya que cualquier ejercicio, aunque sea moderado, produce la eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales. Esta recomendación resulta especialmente importante en países con unas condiciones ambientales de más de 25°C de temperatura y en zonas con alta humedad relativa. Según la AEP y el Consejo General de COLEF y CAFD, “esto es importante para que la práctica de ejercicio sea provechosa, fácil de asumir y sin riesgo metabólico”.

El sedentarismo: un problema mundial

La Organización Mundial de la Salud identifica el sedentarismo como un grave problema de salud en los niños y jóvenes. El entorno ambiental y social nos invita al sedentarismo y nos aleja de las actividades aeróbicas en espacios abiertos. Existen pocas áreas de juego en ciudades y falta de facilidades en los centros escolares para la práctica de actividad física.

«Con estos consejos proponemos un trabajo coordinado de prevención, intervención y recuperación de las enfermedades producidas por una falta de actividad física y aumento de sedentarismo, en colaboración con los organismos responsables y competentes a nivel local, regional, nacional y europeo; con ello alcanzaremos el beneficio de un bienestar social y económico para posteriores generaciones», subraya la AEP y el Consejo General de COLEF y CAFD.

Fuente: ABC